Un día en la vida

¿Qué es lo que nos hace felices? ¿Qué es la felicidad? ¿De qué está hecha? ¿A qué sabe? ¿A qué huele? ¿De qué color es?

Un día en la vida busca respuestas a esas preguntas por un camino que no exige un desplazamiento físico muy grande. Más bien todo lo contrario: se trata de un camino de regreso; nos habíamos alejado demasiado. Es el momento de volver y recuperar los momentos pequeños, las acciones pequeñas: beber una taza de té, caminar, sentir el sol, la llegada del invierno, contemplar las flores de un cerezo. O tan solo sentarse, mirar, escuchar. Respirar.

Un día en la vida se teje sobre paños de cocina, servilletas y manteles, objetos cotidianos, invisibles como tantos otros, mudos, como tantos otros, que ahora nos envían un mensaje: estamos aquí. Hemos de aprender el difícil arte de crear la felicidad cada día.

Galería Rafael Pérez Hernando, Madrid 2016