Casa

Trabajo desde siempre con la tela, con el hilo, con la aguja, con pequeñas cajas de cartón, intentando dar forma visual a conceptos que me cuesta explicar con palabras: la fragmentación de la realidad, la suspensión como modo de existir, la fragilidad.

Coloco, ordeno, contengo. Dirijo mi mirada a todos y cada uno de los objetos que me rodean, casi invisibles de tan continuamente presentes; de manera inconsciente se transforman bajo ella, se ordenan, adquieren protagonismo. Coso lo separado; la aguja me ayuda a devolver el orden: enlaza fragmentos, pero deja una huella de puntadas. Cuelgo los objetos de un hilo: suspendidos en el aire se ven sujetos, presos, ligados. Pero un sencillo gesto los haría desprenderse, liberarse, caer.

A través de la suspensión física de los objetos quiero establecer una relación directa con la fragmentación de la existencia, una lectura poética de la fragmentación de la memoria.

Biblioteca Juan de Mena de Torrelaguna, Torrelaguna 2013