Obras
Exposiciones

Remitente

Y faltan tantas…

Quisiera que cerraras los ojos…

Que tu memoria y tu corazón te lleven hasta el recuerdo de una mujer a la que desees expresar tu gratitud. Copia su nombre en un papel y envíale un mensaje. Me haría feliz que compartieras aquí conmigo ese reencuentro. Deseo que este gesto te permita conectar con ella. En la sala hay una casa de metacrilato transparente con una pequeña ranura, como si de un buzón de correos se tratara, para que te conviertas en REMITENTE de las palabras que desearías haber dirigido a una de esas mujeres del pasado que ha abierto caminos o a una del presente que los sigue o abre otros nuevos. Creo que la correspondencia y el diálogo deben continuar.

He elegido a cada una de las mujeres que figuran en la instalación porque, independientemente de la época en la que vivieron y de su profesión, sé que todas amaron y aman su oficio y, por su compromiso y dedicación a lo que hicieron y hacen, son educadoras: pintoras, escultoras, músicas, escritoras, deportistas, enfermeras, bailarinas, políticas, diseñadoras de moda, matemáticas, filósofas, reinas, santas… Nuestra misión no es solo la de transmitir conocimientos, sino la de construir seres humanos. Cada una de estas mujeres ha colaborado en el proceso de transformar la sociedad que les ha tocado vivir: constituyen diversos modelos de cambio que no debemos defraudar.

REMITENTE es un mosaico de retratos hechos a mano. He querido imaginar la apariencia que me ha sugerido cada nombre y cada vida. Cada una de las mujeres es la destinataria de un mensaje también escrito a mano. En un momento —el actual— en el que ya no se envían cartas ni tarjetas de felicitación, sino que nos comunicamos mediante e-mails, whatsapps, llamadas, mensajes de voz o vídeos, quería recuperar el instante de intimidad único e irrepetible que se genera cuando, al pensar en alguien, tu mano comienza a trazar, letra a letra, palabras dirigidas exclusivamente a esa persona. El resultado de la repetición de ese gesto es esta correspondencia: 612 mensajes para 612 mujeres que he escrito llena de agradecimiento y de admiración por su capacidad para cambiar lo que había y hay a su alrededor: quiero que mis pasos en el presente sigan los que ellas dieron, que sus pasos sean huellas que no vamos a ignorar ni olvidar nunca más.

Como educadora, tengo siempre en mente a los niños y a los jóvenes, que muchas veces no aprenden desde una perspectiva imparcial y global en sus libros de texto escolares, en internet o en la televisión, cuando ven, por ejemplo, las noticias dedicadas al deporte. La mera lectura de la lista de nombres femeninos que figuran en la instalación da respuesta a la pregunta que, seguro, se plantean ellos cuando estudian una historia de la música o de la literatura sin mujeres: ¿dónde han estado, dónde están? Ahora y siempre: aquí.

Sé que también tú estás aquí y eso me colma de felicidad.

Primer Premio Visibles Certamen de Arte y Mujer. Centro Comarcal de Humanidades Sierra Norte, Madrid 2018